Enseñemos a nuestros hijos pequeños a agradecer y encomendar a Dios nuestras actividades, un joven padre de familia al despertar su pequeña de año y meses en la cuna le decía: “besito a Papa Dios” y la pequeña sonreía y besaba su manita, soplaba para que volara su pequeño acto de amor.

De esta y mil maneras debemos ir acercando a los más pequeños al Señor, esta es sólo una sugerencia pero también podemos hacerlo de manera espontánea y darles la oportunidad de decir breves palabras de agradecimiento, alabanza o petición, bendecir los alimentos, agradecer por la noche, etc.

Lo mejor será siempre darle un tiempo de acuerdo a la edad de los infantes para que vayan tomando gusto por la oración y no aburrimiento.

Gracias Jesús
 por este año que termina,
 por los buenos momentos que pasé en la escuela,
 por todo lo que aprendí,
 por mis maestros y mis compañeros.
Te pido que los acompañes a todos 
hasta que nos reencontremos el año próximo.
 También te quiero pedir
 por todo este tiempo de vacaciones que comienza. 
Gracias por regalarme este descanso.
 Ayúdame a aprovechar el tiempo libre,
 dando una mano en casa, visitando a mis familiares,
 en especial a los más viejitos o los enfermos,
 que siempre se ponen contentos cuando alguien los visita.
 Que viva estos días con muchas ganas de ayudar
 y de acordarme de todas las personas que me puedan necesitar.

Comparte:

About Author