Fuente: religionenlibertad.com

Ha escrito un libro explicando su conversión: “Salvado de mí mismo: Cómo encontré a Dios, dejé el grupo Korn, abandoné las drogas y viví para contar mi historia”. Fue calificado como uno de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos, y tras quince años con su banda de heavy metal -concretamente nu metal-, Brian Welch, más conocido como «Head» lo dejó todo para comenzar de nuevo.

Un grupo calificado de indecente

Habían sido trece años de excesos, fiesta e inmersión total en un mundo de alcohol y desenfreno. La música que su banda Korn componía había llegado a ser calificada como «indecente, vulgar, obscena y que pretende ser insultante», e incluso llevar camisetas del grupo llegó a estar prohibido en algunos institutos de Estados Unidos.

Más allá de los límites

«Quiero a todos mis compañeros de la banda, he tenido miedo a dejarlos. Hacía un año y medio que quería decir basta, pero siempre llegaba alguno que me hablaba y me convencía para que me quedara. Saber que iba a hacer daño a mis compañeros si abandonaba el grupo, me entristecía mucho. Pero mi problema se remonta mucho tiempo atrás, justo después de Life Is Peachy (segundo álbum que publicó la banda). Hicimos cosas que algunos definían como metal, estilo de vida rock and roll… Pero, dentro de mí, pensaba que todo era un poco demasiado fuerte, un poco más allá de los límites», reconoce.

De gira con una niña de 6 años

«Tengo una hija de 6 años y quiero que sea capaz de mirarme a los ojos. El grupo siempre intentaba darme una solución, ´trae a tu hija de gira con nosotros´, me decían»,

«Pero ir de gira no es vida para una niña de seis años… Habría estado sentada en el backstage contando dólares, porque Fieldy -compañero de la banda- le habría dicho ´cada vez que escuches una palabrota tendrás un dólar, así nos ayudas a no decir más palabrotas´…».

Cuando Welch anunció su salida de la banda lo hizo con unas palabras que no podían dejar indiferente al grupo: «He escogido al Señor Jesucristo como mi Salvador, y le dedicaré toda mi música».

Además de su conversión personal y el deseo de dar a su hija una infancia normal, el cantante reconoció que otro de los motivos que le impulsaban a dejar la banda era su dependencia a las metanfetaminas.

Pocos días después el grupo se vio obligado a emitir un comunicado en el que aseguraba que respetaba la decisión del músico. «Creo que ahora mis ex compañeros están confusos… He dejado la banda en el peor momento: habíamos dejado a la productora Sony y nos habíamos convertido en los propietarios de nuestra propia música», explica, «pero yo tenía que demostrarme a mí mismo que no dependía del Dios Dinero».

Cuando «Head» habló con Jonathan Davis, cantante principal del grupo, para explicarle sus deseos de abandonar la banda, Davis le respondió que no le entendía, que la banda estaba en dificultad y estaban desesperados… «Me habría gustado responderles ´Bueno, durante años han organizado miles de fiestas mientras yo estaba sentado en el autobús de la gira deseando morirme´».

Poco después de abandonar definitivamente el grupo, Welch viajó a Israel con veinte peregrinos de su ciudad, Bakersfield, y fue bautizado en el río Jordán.

Después del bautizo, el cantante dijo: «Al principio estaba cabreado, pero ahora que me he bautizado me han entrado ganas de ponerme a abrazar a la gente».

`Hey, chicos, recemos y divirtámonos juntos´

El nuevo proyecto en solitario emprendido por Welch refleja su crecimiento espiritual. Para él, esta música es como «una extensión de la familia Korn»: «Siempre me ha gustado el hecho de que la música de Korn ha ayudado a los estudiantes a sacar fuera su propia agresividad. Pero con mi nueva música, ahora querría hacerles entender que hay más cosas fuera de eso. Quiero enseñarles que hay una luz al final del túnel del dolor, que no existe sólo la agresividad. Quiero decirles, ´Hey, chicos, recemos y divirtámonos juntos´»

Música y tatuajes

Tras su conversión, el famoso guitarrista decidió también tatuarse varias palabras del evangelio de san Mateo: «Venid a mí vosotros todos, que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré», «Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios», «No amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroe, y ladrones que socavan y roban».

Pero no sólo eso: Welch se ha hecho un tatuaje de Jesús en su mano derecha, y en su autobiografía explica que, al iniciar cualquier cosa nueva, quiere que esté Jesús junto a él para guiarle.

Dos libros para contar su conversión

Welch ha escrito dos libros explicando su camino espiritual, llamados Save from myself: How I Found God, Quit Korn, Kicked Drugs, and Lived to Tell My Story (Salvado de mí mismo: Cómo encontré a Dios, dejé el grupo Korn, abandoné las drogas y viví para contar mi historia) y Washed by Blood: Lessons from My Time with Korn and My Journey to Christ (Lavado por la Sangre: Lecciones de mi tiempo con Korn y de mi viaje a Cristo).

Sitio web del guitarrista Brian: www.headtochrist.com

 

Comparte:

About Author

Comments are closed.