Es adecuado pensar que nuestras conductas de quebrantos sexuales tienen origen en alguna necesidad real puesta por Dios al momento de la creación de hombre, si esto es verdad entonces es necesario descubrir ¿cuál es ese deseo o necesidad que Dios ha puesto en nuestro corazón que intentamos llenar equivocadamente por medio de pornografía, masturbación compulsiva, conductas sexuales desordenas o atracción al mismo sexo?

Volvernos conscientes de las necesidades profundas que intentamos cubrir nos dan la pauta para poder comprender el origen de nuestros quebrantos sexuales y aprender a llenarlos de forma correcta. Las necesidades que normalmente intentamos llenar con nuestras conductas sexuales desordenadas son las siguientes:

Atención: Cuando deseo gustarle a alguien, quiero ser visto cuando entro a algún lugar, quiero que me den tiempo solo para mí, quiero saber que soy el centro de atención del sexo opuesto.

Afecto: Deseo disfruten de mi compañía, que encuentren placer cuando están conmigo, deseo ser amado, quiero ser abrazado.

Afirmación: Deseo saber que tengo lo que se necesita para tener éxito en la vida, deseo que me recuerden las cosas buenas sobre mí.

Aceptación: Deseo pertenecer a un grupo, deseo ser deseado, deseo ser valorado como soy y no criticado todo el tiempo por no ser el hombre/mujer que otros quieren que sea.

Satisfacción: Deseo sentirme completo, deseo tranquilidad al final del día, deseo contentamiento con el nivel que he alcanzado, deseo recibir o dar placer sexual.

Significado:  Deseo ser poderoso, deseo tener influencia sobre otros, deseo que me recuerden en el futuro.

Seguridad:  Deseo saber que voy a estar bien, deseo saber que no me van a abandonar, deseo saber que no voy a envejecer.

Este listado de necesidades podrá ayudarte a encontrar posibles orígenes a tus luchas intensas que tienen que ver con tu sexualidad y que te cuesten mucho dejar. Volverte consciente de tus necesidades hace favorable tu lucha, dado que cuando te respondes sobre lo que tu corazón realmente necesita puedes buscar llenarlos de la forma adecuada y con el sentimiento correcto, que te evitaría vivir en el ciclo vicioso que muchos quebrantos sexuales producen.

Fuente original: Capsulas de Verdad

Fuente: Catholic.net

Comparte:

About Author

Comments are closed.