El padre de Young fue secuestrado por la Agencia de Seguridad Nacional de Corea del Norte, por el mero hecho de ser cristiano, y no se ha vuelto a tener noticias de él. Lo más probable es que el gobierno del dictador Kim Jong-un le haya matado, o se encuentre reclutado en un campo de trabajo.

Hee Young es una joven de Corea del Norte. Como cualquier estudiante de su edad iba de casa a la escuela y volvía al acabar las clases.

Al llegar, siempre la recibía su padre. Pero hubo una tarde en la que quien abrió la puerta fue su madre. Este fue el último día que vio a su padre, según ha informado Noticia Cristiana.

Al entrar en casa, Hee vio ropa, vasos y libros tirados por el suelo. Su madre tenía los ojos rojos e hinchados. “La Agencia de Seguridad Nacional vino, halló una de las biblias… y tu padre fue arrestado”, balbuceaba, temblando de miedo.

La pequeña no tuvo la oportunidad de dar un último adiós a su padre, nunca más han tenido noticias sobre él. Probablemente esté muerto o haya sido enviado a un campo de trabajo para presos políticos.

La abuela de Hee, que estaba a punto de morir, dijo a su nieta y a su hija: “Van a volver y van a encontrar más biblias. No podemos correr el riesgo, tenemos que quemarlas”.

La madre de Hee Young encendió la estufa y con lágrimas en los ojos rasgó cada página de las biblias y las quemó.

Para confortarlas, la abuela dijo: “Podemos quemar las biblias pero permaneceremos fieles a Dios”.

Los habitantes de la aldea observaban la casa de los Young cada vez que pasaban por allí para comprobar si todavía seguían viviendo en aquel lugar. Los vecinos querían que la familia entera fuese expulsada de la región.

Comenzó entonces un largo calvario de tres años. Un calvario de miedo.

La vida de Hee Young cambió drásticamente desde que perdió a su padre. Siempre estaba atenta a los ruidos de los coches y a las pisadas. Vivieron con esa incertidumbre durante tres años, hasta que finalmente se vieron obligadas a abandonar la aldea e irse a una zona de clase baja.

Años después, Hee Young logró huir a Corea del Sur. A diferencia de otros cristianos perseguidos, ella ha sobrevivido y ha podido contar su historia.

Miriam Calderón

Fuente: Actuall

Comparte:

About Author