Cuando amas a alguien y te enteras de que ha sido ofendido por otra persona, no puedes evitar sentir tristeza o dolor de acuerdo a la ofensa que ha sido infligida a esa persona especial que te ha brindado su amor, protección y cariño cuando lo has necesitado.

Algo similar pasa con el Amor de Dios, si has experimentado esa bondad y misericordia del Corazón de Jesús en tu vida y te das cuenta del horror de las guerras, la violencia, las injusticias,  tu corazón no podrá menos que dolerse de todas estas situaciones, que en lo posible tratarás de suavizar con bondad y amor en las personas que están cercanas a ti haciéndoles el bien.

Te invitamos a hacer una visita al Santísimo Sacramento y ofrecerle un acto de desagravio por los mucho pecados con los que es ofendido.

DESAGRAVIO AL CORAZON DE JESUS

Corazón de Jesús, Corazón de mi Salvador, que conoces nuestra debilidad y perdonas al pecador arrepentido, oye bondadoso las súplicas con que hoy venimos a pedir tu perdón y tu misericordia. No nos castigues por nuestros muchos pecados, sino más bien, por tu infinito amor, concédenos el perdón.

Te rogamos, Señor, por los que no te ruegan; te bendecimos por los que te maldicen; te adoramos por los que te desprecian y por ellos y por nosotros, te pedimos perdón:

-Por nuestros pecados, por los de nuestros padres y hermanos, por los de nuestros amigos y enemigos, por los del mundo entero,

R/. ¡Misericordia, Señor, misericordia!

-Por nuestra soberbia, por nuestros odios, rencores y malas voluntades, por nuestro desprecio a los pobres y por nuestros abusos de los débiles,

-Por nuestras avaricias y cálculos mezquinos al compartir, por las injusticias que cometemos a nuestros semejantes, por los fraudes y robos, por el lujo y la profusión de gastos innecesarios e injustificados,

-Por las inmoralidades, por las conversaciones deshonestas, por las infidelidades de los esposos, por el libertinaje sexual,

-Por el desenfreno en las diversiones, por la morbosidad en las revistas y en las canciones obscenas, por la desvergüenza en el vestir y por el descaro de las malas acciones en público,

-Por lo malos ejemplos de los padres, por la indocilidad de los hijos, por las faltas de respeto y desobediencia de los súbditos, por los abusos de autoridad mal entendida,

-Por las blasfemias, por la profanación de los Templos y Sagrarios, por el descuido y el desprecio del día del Señor,

-Por las injurias al Papa, a los obispos, y por la persecución y opresión contra todos los que predican y practican el Evangelio,

-Por las maquinaciones de la masonería, por los crímenes y desenfrenos causados por el fanatismo de sectas y doctrinas filosóficas anticristianas, por las masacres contra inocentes e indefensos,

-Por el desprecio a Jesucristo, por quienes niegan su divinidad, por nuestra indiferencia y falta de preparación para recibir los Sacramentos, -Por nuestro antitestimonio cristiano, por los malos gobernantes, por los que se venden al poder para oprimir y explotar a sus hermanos,

V/. No te acuerdes, Señor, de nuestros pecados,
R/.Ni tomes en cuenta nuestras ofensas, pues arrepentidos, pedimos nos perdones.

Oración

¡Oh Dios! de quien es propio compadecerse siempre y perdonar, escucha nuestra oración para que tu misericordia nos absuelva a quienes contritos te lo suplicamos y concede la gracia de la conversión a cuantos están esclavizados por el pecado. Lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

R/. Amén.

Fuente: Hijas del Sagrado Corazón de Jesús

Comparte:

About Author