Corazón de Jesús, paciente y muy misericordioso
Quinto Día
MONICIÓN

“Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra”.  Queriendo atraer a los hombres hacia sí, Jesús  presenta su doctrina, su ley y su misma persona bajo el perfil de la mansedumbre y de la humildad, Él quiere ganar nuestros corazones, con la mansedumbre del suyo.

CANTO INICIAL

MI CORAZÓN A TODOS OS CONVIDA,

VENID A MI, YO OS QUIERO CONSOLAR.

POR VUESTRO AMOR,

SUFRÍ YO EN ESTA VIDA,

VENID A MI, MI GRACIA OS QUIERO DAR.  (2)

Los que sufrís, en este mar de penas,

los que lloráis, en valle de dolor.

Venid, venid, Yo rompo las cadenas,

Amigo soy  del pobre y pecador.

Los que gemís y no encontráis consuelo,

los que rogáis y no sentís fervor.

Venid, venid, Yo soy el Rey del cielo;

mi gracia doy a todos y mi amor.

Los que os sentís fervientes y animosos;

Los que deseáis seguirme con la cruz.

Venid también, Yo doy celestes gozos

y al alma fiel la alumbro con mi luz.

De todo mal, Yo soy la medicina,

de todo bien, Yo soy el manantial.

Mi Corazón, es abundante mina

de paz, de amor, de dicha sin igual.

Los que buscáis refugio en esta vida,

los que queréis consuelo en el morir.

Venid, venid, Yo a todos doy cabida,

y aquí Luzbel jamás podrá venir.

Mi Corazón a todos os convida,

tomad la senda por la cual yo fui:

Soy el camino, la verdad, la vida.

Venid a mí, Yo soy la salvación.

PRIMERA LECTURA  (Dt. 7, 6-11)

En  aquel tiempo, habló Moisés al pueblo y le dijo: “Eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios; él te ha elegido a ti para que seas pueblo suyo entre todos los pueblos de la tierra.

El Señor se ha comprometido contigo y te ha elegido, no por ser tú el más numeroso de todos los pueblos, ya que al contrario, eres el menos numeroso; más bien te ha elegido por el amor que te tiene y para cumplir el juramento hecho a tus padres.  Por eso, el Señor, con mano firme, te sacó de la esclavitud y del poder del faraón, rey de Egipto.

Reconoce, pues, que el Señor, tu Dios, es el Dios verdadero y fiel.  El guarda su alianza y su misericordia  hasta mil generaciones para los que lo aman y cumplen sus mandamientos; pero castiga a quienes lo odian y los hace perecer sin demora.

Guarda pues, los mandamientos preceptos y leyes que yo te mando hoy poner en práctica”.  Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL (Salmo 102)

R/. El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice al Señor, alma mía,

que todo mi ser bendiga su santo nombre.

Bendice al Señor, alma mía,

y  no te olvides de sus beneficios. R/.

El Señor perdona tus pecados

y cura tus enfermedades;

Él rescata tu vida del sepulcro

y te colma de amor y de ternura. R/.

El Señor hace justicia

y le da la razón al oprimido.

A Moisés le mostró su bondad

y sus prodigios al pueblo de Israel. R/.

El Señor es compasivo y misericordioso,

lento para enojarse y generoso para perdonar.

No nos trata como merecen nuestras culpas,

ni nos  paga según nuestros pecados.

SANTO EVANGELIO (Mt. 11, 25-30)

En aquél tiempo, Jesús exclamó: “¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien.

El Padre ha puesto todas las cosas en mis manos.  Nadie conoce al Hijo sino el Padre y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré.  Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”.  Palabra del Señor.

Momentos de silencio para reflexionar

PRECES

Invoquemos al Corazón de Jesús, que es rico en misericordia, y seguras de obtener lo que le pedimos, digámosle:

R./ Tú que eres nuestro Maestro y Modelo, haz nuestro corazón semejante al tuyo.

Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte, concédenos que cada día vivamos más plenamente la voluntad del Padre. R/.

Corazón de Jesús, que en tu bondad te has dignado llamarnos a tu servicio en este Instituto, concédenos vivir siempre como hijas tuyas. R/

Corazón de Jesús, cautiva el corazón de nuestras jóvenes formandas, para que aprendan a amarte con un amor generoso y fiel aun en medio de la tribulación. R/.

Corazón de Jesús, renueva el primer fervor de nuestras hermanas  que se sienten agobiadas por la fatiga y el peso de los años, para que perseveren en tu amor, hasta el  final. R/.

Corazón de Jesús, fortalece a nuestras hermanas mayores y enfermas para que, abrazando con amor la cruz, se asocien con gozo a tu sacrificio redentor. R/.

Corazón de Jesús, llama a muchas jóvenes,  que quieran consagrarte su vida, formando para ti a las niñas, adolescentes y jóvenes, encomendadas a este Instituto.  R/.

Con humilde corazón, invoquemos a nuestro Padre, diciendo: Padre Nuestro…

ORACIÓN FINAL

Haz, Señor que nos revistamos de las virtudes del corazón de tu Hijo, y nos encendamos con el amor que lo inflama, para que, asemejándonos a él, merezcamos participar de la eterna redención. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

CANTO FINAL

JESÚS MANSO

Y HUMILDE DE CORAZÓN,

HAZ MI CORAZÓN  (2)

SEMEJANTE AL TUYO.  (BIS)

Instituto Hijas del Sagrado Corazón de Jesús

Comparte:

About Author

Comments are closed.