El Papa Francisco envió una conmovedora carta escrita a mano a un soldado que conoció en Colombia, y que quedó con discapacidad por la guerra, para agradecerle el gesto que tuvo en el aeropuerto de Bogotá y decirle que la foto que retrata este encuentro ha sido colocada junto a la imagen de la Virgen, “sobre el altarcito que tengo en mi estudio” en el Vaticano.

La carta del Pontífice está dirigida al infante de marina profesional Edwin Restrepo Restrepo, que hace 13 años quedó en silla de ruedas tras pisar una mina antipersona en las inmediaciones del municipio de Zambrano (Bolívar) en una operación de registro y control.

Junto a la pérdida de algunos de sus miembros, Edwin quedó ciego. Sin embargo, se esforzó por aprender a leer con el sistema braille y, tras terminar sus estudios secundarios, inició la carrera de derecho. Además aprendió de nuevo a caminar con su nueva prótesis.

Así, Edwin tuvo un breve encuentro con el Papa Francisco en el aeropuerto de Catam, Bogotá, el 10 de septiembre antes que el Pontífice partiera hacia Villavicencio en el marco de su visita apostólica a Colombia.

La carta del Papa tiene fecha 16 de octubre y fue leída y entregada al infante el pasado 9 de noviembre por parte de Mons. Suescún Mutis, Obispo Castrense.

Antes de escuchar la misiva, Edwin recordó que durante su encuentro le pidió a Francisco que rezara por cada uno de los soldados y policías de Colombia. “Hacer la guerra no es fácil y hacer la paz es mucho más difícil. Estamos en un proceso de reconciliación”, le comentó.

Carta que el Pontífice envió al infante Edwin Restrepo (L’Osservatore Romano)

En su carta, el Santo Padre escribe: “Apreciado Hermano, no conozco su nombre pero no olvidé el gesto espontáneo que tuvo el pasado 10 de septiembre en el aeropuerto de Catam antes de mi partida hacia Villavicencio”.

El Pontífice se refirió a la gorra militar que Edwin le regaló. “Ese gesto me tocó el corazón, y no entregué su gorra de soldado a mi asistente (como suelo hacerlo con las cosas que me dan) sino quise llevarla conmigo, como recuerdo y símbolo de entrega y amor a la Patria, y así quedó registrado en la foto”, escribió Francisco.

El Papa le dijo a Edwin Restrepo que “esa gorra de soldado me acompañó durante el viaje: con frecuencia pensaba en Usted y en tantos compañeros suyos heridos por haber luchado en favor de su pueblo”.

Así, cuando regresó a Roma “no pude desprenderme de ella y la puse (junto a la foto y a la noticia que salió en L’Osservatore Romano), junto a la imagen de la Virgen, sobre el altarcito que tengo en mi estudio y delante del cual rezo con frecuencia. Así, cada vez que rezo allí, lo hago por Usted, sus compañeros caídos y heridos y por Colombia”.

“Por medio del Señor Obispo Fabio Suescún Mutis le envío, como recuerdo, estas fotografías. Y una vez más le digo ¡Gracias! Gracias por su gesto, gracias por su amor a la Patria. Y, por favor, le pido que no se olvide rezar por mí. Que Jesús lo bendiga y la Virgen Santa lo cuide. Fraternalmente. Francisco”, concluye el texto.

Fuente: Aciprensa

Comparte:

About Author

Comments are closed.