Concepción Cabrera de Armida, “Conchita”, pronto será beatificada. Con la promulgación del decreto que autorizó el milagro atribuido a su intercesión por parte del Papa Francisco el pasado 8 de junio, se abrió el camino hacia la beatificación de la mexicana. Una noticia que ha llenado de alegría a la Familia de la Cruz, presente ya en varios países.

El Postulador de la Causa de Beatificación de la mexicana, el Padre Alfredo Ancona, en entrevista con Vatican News, habló sobre la importancia de esta noticia: “Es un momento muy importante para la Familia de la Cruz. Conchita fundó cinco obras de la Cruz, y se han multiplicado ya en una grande familia compuesta por 17 instituciones. Por ella, por la inspiración que el Señor le dio de la fundación, es dentro de la Iglesia alguien muy importante por la fecundidad de su espiritualidad, que es la espiritualidad de la Cruz”.

El sacerdote comentó que la Familia del a Cruz está hoy presente en muchos países, por esta razón “las cinco obras estamos muy contentos de este momento tan especial dentro de la historia de la Iglesia”.

Para el sacerdote, el testimonio de santidad de Concepción Cabrera es muy actual: “Esto es la actualidad de este mensaje, que es muy moderno, y especialmente cómo una madre de familia puede llegar igualmente a la santidad, con el cuidado de los hijos, con la atención a su esposo (…) en todo momento buscando hacer la voluntad de Dios, del Padre Dios, y seguir las inspiraciones del Espíritu Santo con la fundación, no sólo de una espiritualidad, sino a través de una congregación religiosa femenina contemplativa, de obras para seglares y también una congregación religiosa sacerdotal que vive el carisma que se le reveló”.

El milagro

Ocurrió en la ciudad de Monterrey al Señor Jorge Treviño Gutiérrez, quien llevaba 15 años inmovilizado debido a una enfermedad rara que le producía unos dolorosos calambres que le impedían el movimiento. La enfermedad se agravó hasta el punto de tener que ser hospitalizado.

Tanto él como su familia, que ya habían orado a “Conchita”, intensificaron la oración, petición a la que se sumó la Familia de la Cruz. El 22 de mayo del año 2008, día de Corpus Christi, cuando ingresa al hospital, su familia y la Familia de la Cruz, unida en oración, pidió la mediación de “Conchita”, elevando insistentes plegarias por su recuperación.

“Se puso una estampa de ella en el pecho, quedó dormido, después de que habían orado por él, y durante el sueño se dieron cuenta su esposa y una amiga que le acompañaban en el hospital, que empezó dormido a moverse, cuando no podía tener ningún movimiento (…) Cuando despertó se dio cuenta que podía moverse, y preguntó: ‘¿Qué me hicieron? ¿Me operaron?’ Dijeron: ‘no, es la oración de Conchita’ (…) En ese momento pudo caminar”, narró el Postulador de la Causa de la próxima beata.

Concepción Cabrera de Armida, nació el 8 de diciembre de 1862 en San Luis Potosí, México, en el seno de una familia acomodada. En noviembre de 1884 contrae matrimonio con Francisco Armida, con quien tuvo 9 hijos. Enviudó en septiembre de 1901, dedicándose a la educación de sus hijos.

Sin ingresar a la vida religiosa, y en su carácter de viuda, funda en 1894 el Apostolado de la Cruz, animado a los fieles a santificar los actos de su vida, de donde se desprenden las otras cuatro obras de la Familia de la Cruz: Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús, fundada en 1897; Alianza de Amor del año 1909, la Fraternidad de Cristo Sacerdote, fundada en 1912; y los Misioneros del Espíritu Santo, en 1914.

Fuente:  Gaudium Press

Comparte:

About Author

Comments are closed.