Te habíamos compartido los cambios de la concepción hasta el nacimiento del bebé, ahora te presentamos: Del nacimiento a los tres años

El desarrollo físico: El cerebro se vuelve más complejo y es más sensible a la influencia ambiental, el crecimiento físico y el desarrollo de las habilidades motoras se dan de manera rápida.

El desarrollo cognitivo: Las habilidades para aprender y recordar están presentes. Tanto es así, que viene la crisis del octavo mes cuando el niño se encuentra frente a una persona desconocida. Se va desarrollando con rapidez el uso  y comprensión del lenguaje. El pensamiento del niño es egocéntrico, pero su capacidad de memoria y lenguaje mejoran.

El desarrollo psicosocial: Su primera relación social son los padres y los cercanos, con los que genera apego. Desarrolla la conciencia de sí mismo como personita diferente de otros. Busca relacionare con los compañeritos de su edad.

Recomendaciones

Algunos aspectos a tener presentes en esta etapa, permitir el desarrollo de autonomía en el niño, dejarlo experimentar el nuevo mundo que lo rodea, con los cuidaos necesarios, evitar ser padres sobreprotectores o descuidados. Pues ello puede generar culpabilidad en el niño que más tarde traería sus consecuencias. En este estadio se puede tener en cuenta lo siguiente:

Dejar que el niño vaya descubriendo su mundo, pero estar muy pendiente de donde juega, pues lo primordial es la seguridad del menor. Leerle cuentos o libros infantiles, para propiciar su interés por el conocimiento, jugar con él, animarlo a participar en juegos acordes a su edad. Reforzar su individualidad, enseñarle su nombre completo y edad; que sepa claro el nombre de los padres. Enseñarle canciones y juegos sencillos de memoria. Festejarle sus pequeños logros como tomar por si solo el biberón. Evitar  consentirle, cuando  sea un controlador con berrinches y rabietas.

Lic. Ema Mojanráz Anguiano

 

Comparte:

About Author