La sinceridad de Hannah ha provocado dolor en algunos. Aunque sus palabras y actos buscan ser una lección de esperanza.

Hannah Mongie descubrió que estaba embarazada casi dos meses después de graduarse en la escuela secundaria. Amaba al padre del bebé y planeaba continuar su relación. Pero en septiembre del año 2015, Kaden, padre del niño, falleció de improviso… pocos días después de escuchar los latidos del corazón de su bebé en el vientre materno. La noticia devastó a la joven madre embarazada, que se vio enfrentada a la decisión más difícil de su vida: si criar a su bebé o colocarlo en adopción con una familia que lo amara.
“Nunca dejé que el aborto se convirtiera en una opción para mí “, dice Hannah en un video público de su portal en YouTube y puntualiza que “en el momento que me quedé embarazada, ya no era la única persona. Me convertí en protectora de este pequeño niño dentro de mí…. Estoy luchando por sus derechos, no por el aborto”.

Dos horas para toda la vida

El hijo de Hannah, a quien ella llamó Taggart Kaden Marsh, nació semanas después, y en marzo de 2016, esta valiente joven lo entregó con sus padres adoptivos. Hannah tuvo dos días para estar con su hijo recién nacido. A través de lágrimas desgarradoras, ella eligió las últimas dos horas de ese tiempo, para producir un emotivo video (ver al final) para Tagg; y así él supiera por qué fue adoptado.

“Hice este video para que sepas cuánto te quiero”, dice Hannah emocionada y recupera luego la tranquilidad para hablarle al hijo del padre: “Te amó desde el primer momento”, relata, contando que le mandó un mensaje de texto con los latidos fetales del corazón de Tagg a las ocho semanas… “Y desde entonces no podía ser más feliz. Esperaba un niño para poder enseñarle béisbol, deportes y cosas por el estilo “, continuó Hannah.

Luego le narra lo que ocurrió…: “Dos días después de oír tus latidos, su corazón se detuvo. Desde el día en que tu papá murió, me costó mucho trabajo pensar en ubicarte con una familia diferente, cuando eras mi último pedazo de Kaden. Pero un día me desperté y supe que se suponía que estarías con otra persona, así que fui a buscar familias”.

Hannah recuerda que mientras aún estaba embarazada encontró a los padres perfectos para Tagg… y finaliza diciendo a su hijo en el video (ver al final):

“Antes de que te entregue a Brad y Emily… y tú seas su niñito… sólo quiero que sepas que te quiero mucho. Más de lo que he amado a cualquier otro ser humano en el mundo entero. Tomé esta decisión puramente por amor, porque sabía que no podía darte lo que sabía que necesitabas, que es una mamá y un papá. Y espero que tu papá nos esté cuidando ahora mismo”.

Un año después de que Hannah diera a luz a su hijo, la valiente madre le posteó este mensaje en su página de Instagram:

“Hoy, hace un año atrás, fue el mejor, más increíble y más agotador día de mi existencia. Di a luz al amor de mi vida. El bebé más hermoso del mundo entero.
Él es mi corazón y mi alma. Este niño me ha salvado de una forma imposible de explicar.
Él es la razón por la que amo a Dios y la razón por la que tengo tanto amor por Jesús y por la redención. Nunca podré expresarle lo agradecida que estoy de que haya llegado a ser parte de mi vida. No sé qué haría sin él. No soy yo misma sin él aquí en esta tierra. Me ha dado un propósito.
Desde el momento en que escuché su llanto, las lágrimas brotaron de mis ojos. Eran lágrimas de un nuevo tipo de amor que nunca antes había experimentado. El profundo amor que una madre tiene por su hijo.
Si pudiera volver atrás y vivir estos tres días de agonía otra vez, lo haría en un abrir y cerrar de ojos.
Feliz primer cumpleaños al amor de mi amor, mi dulce Taggart Kaden Marsh. Siempre serás mi primer amor verdadero.”

Publicado originalmente en Portaluz

 

Comparte:

About Author

Comments are closed.