Meditar en la Pasión de Nuestro Señor, debe ser continuo para saber llevar con esperanza y alegría la cruz que nos acompaña, como signo distintivo en nuestras tareas diarias y obligaciones, busquemos siempre un pequeño momento para estar con el Señor, sobre todo en este tiempo de cuaresma que nos invita a la conversión.

SANTO VIACRUCIS

Acto de contrición:

“Misericordia, Dios mío, por tu bondad. Por tu inmensa compasión borra mi culpa.”

“Al principio de cada estación: -Adorémoste, Cristo y bendecímoste

-Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Después de cada estación:

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz.

1ª. Estación: Jesús es condenado a muerte.

Por envidia de los fariseos, por debilidad de Pilatos… Yo también, Jesús, te he juzgado o condenado en mis hermanos; o he dejado, con mi silencio, que otros lo hagan.

Perdón, Señor Perdón.

2ª. Estación: Jesús carga con la cruz.

No la rechazaste, Jesús, sino te abrazaste a ella con amor por los pobres pecadores. Yo, en cambio, rechazo mis obligaciones y reniego de mis penas.

Perdón, Señor Perdón.

3ª. Estación: Jesús cae por primera vez.

No te es fácil llevar la cruz: pesa mucho por mis pecados. Fortifica, Jesús, mis pasos vacilantes y dame decisión de acompañarte con mi cruz.

Perdón, Señor Perdón.

4ª. Estación: Jesús se encuentra con su madre.

A veces, lo único que se puede hacer por otro que sufre, es compadecerse y acompañarlo en el dolor. Cuántas veces, Señor, he sido indiferente ante los enfermos, ancianos o desamparados…

Perdón, Señor Perdón.

5ª. Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús.

No quería ayudarte, Jesús; no quería… Como nosotros tampoco queremos cargar con nuestra cruz, ni mucho menos, con la cruz de nuestros hermanos.

Perdón, Señor, Perdón.

6ª. Estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús.

Valerosa esta mujer, que menosprecia el temor y el respeto humano y, compasiva enjuaga tu divino rostro del polvo y de los salivazos, ¡Cuánto me cuesta a mí, Jesús, ser compasivo, es decir, compartir los padecimientos ajenos!

Perdón, Señor, Perdón.

7ª. Estación: Jesús cae por segunda vez.

Tal vez, Señor, alguien te empujó y volviste a caer. Tengo que confesar que a veces con mi mal ejemplo, he hecho caer o tropezar a otros en su vida de cristianos.

Perdón, Señor, Perdón.

8ª. Estación: Jesús habla a las hijas de Jerusalén.

“No lloréis por mí” les dijiste, oh buen Jesús. Entonces ¿por quién o por qué se ha de llorar? Comprendo: el pecado es el mayor de todos los males… Y yo ¡tan familiarizado con él; que lo cometo con tanta frecuencia…

Perdón, Señor, Perdón.

9ª. Estación: Jesús cae por tercera vez.

¿Por qué tantas caídas, Jesús Mío? “Para enseñarte a levantarte de tus caídas. Con dolor, ciertamente, pero sin desaliento y siempre confiando en Mi”

Perdón, Señor, Perdón

10ª. Estación: Jesús despojado de sus vestiduras.

Por las veces que yo he despojado a otros de su fama, de sus derechos, de su inocencia, de sus ilusiones…

Perdón, Señor, Perdón

11ª. Estación: Jesús es clavado en la cruz.

Jesús se estremece en cada golpe, y yo soy el que empuña el martillo… y una y otra vez, y mil veces he golpeado, porque mil veces he pecado.

Perdón, Señor, Perdón

12ª. Estación: Jesús muere en la cruz.

Sí, oh buen Jesús: tienes los pies clavados para esperarme; los brazos extendidos para abrazarme, la cabeza inclinada para besarme y el corazón abierto para recibirme… ¿Cómo responder a tanto amor?

Perdón, Señor, Perdón.

13ª. Estación: Jesús es bajado de la cruz.

Oh María, Virgen Dolorosa: perdona nuestra ingratitud: hemos dado muerte a tu divino hijo, hemos matado a nuestro hermano…y tú, no dejas de ser nuestra madre de misericordia.

Perdón, Señor, perdón

14ª. Estación: Jesús es sepultado.

Parece que todo terminó… Pero no. En la noche del sepulcro se presagia la aurora de la nueva vida, porque “era necesario que el Mesías sufriera todo esto para entregar en la gloria”… Y al tercer día RESUCIITO!!!

Aleluya, Aleluya, Aleluya.

Comparte:

About Author