Mujer: no puedes aceptar cualquier cosa. Te puedes haber equivocado, pero Dios siempre perdona y acoge a un corazón arrepentido

Si supieras cuánto te ama Dios

Muchacha, si supieras cuánto te ama Dios, no mendigarías atención, afecto y amor de quien dice amar pero no actúa como si amara.

Tú eres preciosa y a pesar de que aún no te has dado cuenta de eso, esa verdad no cambiará.

Eres única, amada y muy cuidada. Eres hija de Aquel que creó cada estrella y llama a cada una por su nombre. Tal vez aún no has entendido lo que eso significa.

Muchacha, eres hija del Creador del universo, ¿eso no hace sentir diferente tu corazón? No eres un error, mucho menos un accidente, eres la más linda de la creación.

Puede ser que te estés preguntando:

“Si soy hija, ¿dónde estaba mi Padre cuando más lo necesité?”

Yo te digo: Él estaba a tu lado. Cuando llorabas a escondidas, Él estaba ahí. Cuando aquel chico lastimó tu corazón, Él estaba ahí. Cuando te sentiste sola, Él también estaba ahí.

Y tal vez te preguntes también:

“Si Él estaba ahí, ¿por qué no impidió mi dolor?”.

Te digo nuevamente, Él no lo impidió porque tu dolor fue el resultado de tus propias opciones precipitadas.

Necesitas entender y sentir que no puedes aceptar cualquier cosa, porque Él no tiene cualquier cosa para ti, sino algo valioso y especial. Te puedes haber equivocado, pero Él siempre perdona y acoge a un corazón arrepentido.

Tú eres hija, y como hija serás corregida por tu Padre, pero corregida con amor.

Tú no estás sola, no has sido abandonada. ¿Tu herida? Él te la cura. ¿Tu pasado? Él lo deja en el pasado.

Tú eres hija amada del Padre, eres la niña de sus ojos. Aunque seas imperfecta y no lo merezcas, su amor por ti no va y viene, sino que es permanente. Se queda para siempre.

Fuente: Píldoras de fe

Comparte:

About Author