Fuente: aleteia.org

“Estamos en un mundo en el que se propagan ideologías contrarias a la naturaleza y al plan de Dios para el matrimonio y la familia. Se trata, por ende, de educar a las niñas no sólo a la belleza y la grandeza de su vocación de mujer, en una relación justa y diferenciada entre el hombre y la mujer, sino también a asumir importantes responsabilidades en la Iglesia y en la sociedad”, dijo el Papa Francisco recibiendo este viernes 26 de junio a las delegadas de la Conferencia Internacional Católica del Guidismo(CICG).

“En algunos países, donde las mujeres aún se encuentran en una posición de inferioridad, e incluso son explotadas y maltratadas, estáis llamadas a jugar un papel importante en la promoción y la educación. También les pido que no olviden la necesaria y explícita apertura de su pedagogía a la posibilidad de una vida consagrada al Señor, de la cual el movimiento de las guías ha sido tan fecundo en su historia’”, indicó Francisco ante las CICG, reunidas en Roma, conmotivo del quincuagésimo aniversario de su institución.

En este sentido, el Papa remarcó el papel que tiene la educación en la misión de la CICG que reúne asociaciones nacionales de guías católicas y organizaciones nacionales interconfesionales de guías.

”La educación es el medio imprescindible para que las jóvenes se transformen en mujeres activas y responsables, orgullosas y felices de su fe en Cristo vivida en la cotidianidad. De ese modo participan en la construcción de un mundo impregnado por el Evangelio”.

CICG tiene como objetivo ayudar a las asociaciones miembro a transformar el guidismo en un auténtico instrumento de educación a la fe y a dar a conocer la riqueza pedagógica, las actividades formativas y la experiencia en el ámbito de la colaboracióninterconfesional.

El Papa insistió en el importante papel que tiene la mujer en la sociedad y la necesidad de valorarla en la Iglesia como en la sociedad. ”En este sentido -dijo- el papel de las asociaciones educativas como la vuestra que se dirigen a las jóvenes es absolutamente crucial para el futuro, y vuestra pedagogía debe ser clara en estas cuestiones”.

Por último invocó la madre de Jesús. “La Virgen María es el modelo de la mujer según el Evangelio y según el corazón de Dios, que necesitan de la Iglesia y de nuestra sociedad. Ella será para ti una fuente de aliento e inspiración. Les encomiendo a todos a su intercesión, y les bendigo de corazón”.

Comparte:

About Author