El día sábado es especialmente dedicado a la Virgen María Madre de Dios y esta oración está dedicada a ella para reconocer las maravillas que Dios hizo en ella para que todas las generaciones le llamarán bienaventurada.

Salve, Señora, santa Reina,

santa Madre de Dios, María,

que eres virgen hecha iglesia

y elegida por el santísimo Padre del cielo,

a la cual consagró Él

con su santísimo amado Hijo

y el Espíritu Santo Paráclito,

en la cual estuvo y está

toda la plenitud de la gracia y todo bien.

 

Salve, palacio suyo;

salve, tabernáculo suyo;

salve, casa suya.

 

Salve, vestidura suya;

salve, esclava suya;

salve, Madre suya

y todas vosotras, santas virtudes,

que sois infundidas por la gracia

e iluminación del Espíritu Santo

en los corazones de los fieles,

para que de infieles hagáis fieles a Dios.

IFCJ

Comparte:

About Author

Comments are closed.